Ophiophagus hannah: información de la cobra real

Localización geográfica

Habita en continente asiático: Indonesia, Filipinas, china

Descripción de la especie

Estos ejemplares mantienen variedad de colores, desde el amarillo, verdoso, amorrado o negro. El vientre presenta un colorido homogéneo con el resto del cuerpo, la zona de la garganta es amarilla o crema. Su cuerpo es alargado, pueden llegar a medir entre 3 a 5 metros. En situación de peligro presentan un comportamiento bastante agresivo, normalmente permanecen inactivas si no se las molesta, aunque en época reproductiva no oponen reparos para atacar a su rival, incluso pueden perseguirlo hasta distancias bastantes considerables.

Nombre común

En ingles se la denomina Hamadryad o King Cobra.

Hábitos y alimentación de la cobra real

Estas serpientes viven en zonas boscosas, manglares y matorrales de bambú, también se adaptan a hábitats degradados e incluso es posible encontrarlas en terrenos dedicados al cultivo agrícola.

Se alimentan principalmente de otras serpientes.

Reproducción de la cobra real

Ovíparas, ponen entre 20 a 45 huevos. Las hembras confeccionan un nido con restos de vegetales, tanto el macho como la hembra se encargan de custodiar y defender la nidada.

Peligrosidad

Son serpientes venenosas, el veneno es neurotóxico y perjudicial para el ser humano.

Conservación

La UINC evalúa a la especie como «Vulnerable», principalmente por la drástica disminución poblacional que ha sufrido en los últimos años, sus peligros más eminentes son la destrucción del hábitat y la recolección para aprovechar su piel en el mercado peletero, también se capturan ejemplares con fines medicinales, sobre todo para aplicaciones relacionadas con la medicina china tradicional o para tenerlas como animal de compañía, incluso son exterminadas dado su peligrosidad en cuanto el potente veneno que estos reptiles pueden trasmitir al ser humano.

El Convenio CITES también regula su comercialización otorgándole el grado de protección que se recoge en su Apéndice II.

Taxonomía

Reino: Animalia, seres vivos no fotosintéticos con capacidad de movimientos.

Subreino: Eumetazoa, presentan tejidos y órganos.

Filo: Chordata, cordados.

Subfilo: Vertebrata, con esqueleto interno.

Clase: Reptilia, vertebrados recubiertos de escamas.

Subclase: Diapsida, diápsidos, presentan dos fosas fenestras en los laterales del cráneo.

Infraclase: Lepidosauromorpha, lepidosauromorfos, vertebrados amniotas.

Superoden: Lepidosauria.

Orden: Squamata.

Suborden: Serpentes.

Infraorden: Alethinophidia, aletinofidios.

Familia: Elapidae, elápidos.

Género: Ophiophagus.

Especie: Ophiophagus hannah.

Etiquetas:

Comentarios

Una respuesta a «Ophiophagus hannah: información de la cobra real»

  1. Néstor Sánchez

    La cobra real es la serpiente venenosa más grande del mundo. Por su tamaño suele ser un reptil temido en toda su área de distribución en el sur y sureste de Asia, ya que algunas hembras pueden alcanzar unos impresionantes seis metros. Estas serpientes pueden registrarse desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de elevación. Es una especie muy ágil y puede incluso ocupar ambientes semiacuáticos. Cuando se sienten amenazadas, pueden erguir su cuerpo a casi dos metros de altura, por lo cual resultan muy atemorizantes. Además, poseen glándulas de veneno lo suficientemente grandes como para inocular varias mordidas.
    Dentro de la familia Elapidae, estas serpientes se caracterizan por cuidar sus nidadas desde su puesta hasta el momento de la eclosión. Durante este tipo las madres generalmente no se alimentan ni se van muy lejos del nido, manteniéndolo siempre vigilado.
    Estas serpientes tienen una gran importancia cultural y médica en su área de distribución. Su veneno suele ser muy peligro debido a los componentes neurotóxicos y el daño de los tejidos alrededor de la mordida. Algunos autores han señalado que esta especie puede representar un complejo de especies, sin embargo, hasta el momento la presencia de varias especies bajo este nombre no ha sido evaluada. Adicionalmente, el veneno de esta serpiente suele variar entre regiones, lo que supone un problema a la hora de aplicar antídotos para el veneno, que pueden resultar ineficientes a la hora de tratar los envenenamientos en humanos. Las cobras reales suelen establecer territorios relativamente grandes de hasta 6,3 km². A pesar de esto, es posible que estos grandes territorios se deban a una baja densidad poblacional.
    El nombre Ophiophagus hace referencia a las costumbres alimenticias de estas emblemáticas serpientes. La cobra real puede consumir una gran variedad de serpientes, incluyendo otras serpientes venenosas a cuyo veneno la cobra real resulta inmune. Es probable que cuando escasea su alimento principal también consuman pequeños roedores u otros reptiles como los lagartos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *