Origen de la palabra gato, Etimología o significado

Etimologia de la palabra gato, su significado y origen.

Teorías de la palabra gato

Sobre las distintas teorías que existen acerca del origen de la palabra «gato», la más extendida y admitida, considera que proviene del latín «cattus», vocablo utilizado por los romanos para designar al gato domesticado, frente al término felis, que servía para llamar al gato salvaje.

Para la ciencia se trata de un pequeño mamífero de orden carnívoro, perteneciente a la familia Felidae, subfamilia Felinae y género Felis, es a su vez, una subespecie del gato salvaje (felis silvestris).

El origen del gato doméstico comenzó, probablemente, hace unos 10000 años en una región del Oriente Medio, aunque su domesticación parece haber ocurrido en el antiguo Egipto. Tanto la historia, como la etimología de la palabra gato son aspectos algo inciertos y misteriosos, a pesar de ser uno de los animales de compañía más populares del mundo.

La historia de los gatos y su proceso de domesticación se ha ido desentrañando gracias a estudios moleculares y arqueológicos, así como el estudio de ADN de los gatos contemporáneos y los restos de sus antepasados. Los gatos no solo representan una de las mascotas más importantes para los humanos, sino también una de las especies introducidas más conflictivas en muchas regiones del mundo.

Estos animales han conservado gran parte de su independencia conductual, por lo que suele percibirse como un animal que vive entre los rasgos domésticos y los silvestres. Además, en muchas sociedades han representado un papel cultural clave, así como un problema de notoria gravedad para los ecosistemas.

Denominaciones científicas del gato

Carolus Linnaeus lo designó con el nombre de Felis catus, en su libro Systema Naturae 1.735-1770 (décima edición en 1.758 es considerado el punto de partida de la nomenclatura zoológica), por su parte, Johann Christian Daniel Von Schreber, nombra al gato salvaje, en 1775, como «felis silvestri», en su obra «Descripciones e Ilustraciones de la Naturaleza de los Mamíferos». Partiendo de esas clasificaciones, la Comisión Internacional de Nomenclatura Zoológica, bautiza al gato doméstico como Felis silvestris catus y llama a la especie salvaje como Felis silvestris.

En ocasiones el gato doméstico recibe otras expresiones científicas, tales como Felis catus, Felis catus domesticus, Felis silvestris domesticus, aunque no serían correctas, si tenemos en cuenta la designación establecida por el Código Internacional de Nomenclatura Zoológica.

¿Qué dice el Diccionario de la Real Academia?

El Diccionario de la Real Academia lo define como: «mamífero carnívoro de la familia de los Félidos, digitígrado, doméstico, de unos cinco decímetros de largo desde la cabeza hasta el arranque de la cola, que por sí sola mide dos decímetros aproximadamente. Tiene cabeza redonda, lengua muy áspera, patas cortas y pelaje espeso, suave, de color blanco, gris, pardo, rojizo o negro. Es muy útil en las casas como cazador de ratones.» Definición que en los tiempos actuales se queda un poco obsoleta.

Origen de la palabra gato, su significado

Uno de los primeros registros de los gatos data de hace unos 6000 años a.C en Egipto. La naturaleza misteriosa de estos animales ha inspirado a cientos de escritores, poetas y autores de cuentos. Estos felinos tienen una representación cultural muy importante en la historia de la humanidad, a pesar de que la etimología de la palabra “gato” no se encuentre muy claro. Lo que se ha podido comprender es gracias a revisiones históricas y bibliográficas de textos, así como asentamientos humanos.

En el caso de la palabra en ingles “cat”, se presume que deriva del inglés antiguo “catt”. Esta palabra proviene del latín tardío “cattus”, que se registra por primera vez de principios del siglo VI. Las palabras holandesas y alemanas “kat” y “katze” respectivamente, parecen tener el mismo origen del latín.

Por su parte, la forma femenina “catta” parece ser aún más antigua, pues el registro más ancestral se encuentra en el Libro Apócrifo de Baruc (100 a 300 a.C.), precedida por una traducción latina más antigua. Es posible que esta palabra haya sido usada desde mucho tiempo antes, puesto que en el Libro Apócrifo de Baruc no se crearon palabras nuevas, sino que se basó en palabras y términos usados previamente.

En la etimología de la palabra gato o el estudio de su origen, se ha encontrado también que en el Antiguo Imperio Romano se empleaba “cattus” para referirse a los felinos que convivían con las personas. El significado de la palabra gato puede estar relacionado con este origen, ya que algunas palabras del latín tardío, hacen referencia a características asociadas a estos animales, como “cautus” que significa astuto, “catus” usado para referirse a alguien ingenioso y “catum” que se asociaba a los cazadores.

A pesar de que esta es una de las teorías más aceptadas, algunos expertos en lenguaje y origen de las palabras, aseguran que el significado de la palabra gato presenta una raíz semítica, probablemente del hebreo “jatúl” o de otro término africano, que pudo preceder a “cattus”. Entre las posibles palabras antecesoras de “cattus” se encuentran “kitt”, en lengua de algunas tribus árabes, “oato” de Oriente Medio o “kadiz” de las lenguas sudánicas.

Por su parte, se ha encontrado la palabra “techau” en tumbas y jeroglíficos del valle del Nilo. Se presume que dicha palabra era usada para referirse a las gatas hembras. Hoy en día, la especie de gato silvestre de Asia y noreste de África (Felis chaus), lleva un nombre derivado de este término.

Significado de la palabra gato a través de la historia

Para la Edad Media, se empleaban diversos términos para referirse a los gatos y a diversos aspectos relacionados, como las pieles de felinos que eran comercializadas entonces. Para este último término (pieles de gatos), se usaban frases como “cattinne fella”. Hoy en día, las palabras empleadas para referirse al Felis silvestris catus tienen parecidos, como Katze (alemán), kat (holandés), kot (polaco), cat (inglés), gat (catalán) y gato (español).

Ancestros del gato doméstico

En numerosas investigaciones se asegura que los ancestros de los gatos aparecieron hace más de 35 millones de años, durante el Eoceno tardío. Sin embargo, el origen de los félidos (familia Felidae), se originó durante el Mioceno, hace 10 a 11 millones de años. En la actualidad, los estudios filogenéticos indican que los félidos vivos se pueden dividir en 8 grandes grupos, donde se incluye el linaje del gato bayo (Panthera), el del gato leopardo, los gatos del caracal, el linaje del ocelote, lince y puma y, el linaje del gato doméstico (Felis).

El linaje del gato doméstico pudo haber divergido hace unos 6,2 millones de años, alrededor de la cuenca mediterráneo, dando origen a 4 especies: F. chaus (gato de la selva), F. nigripes (gatos de patas negras), F. margarita (gato de arena) y F. silvestris (gato montés). El gato doméstico proviene de esta última especie, la cual se encuentra en la actualidad, desde el sur de África hasta el este de Asia, atravesando Europa. El gato montés se divide en al menos 5 subespecies, de las cuales, F. silvestris libyca, que es el gato silvestre del Norte de África, parece ser la que dio origen al gato doméstico.

Así como la etimología de la palabra gato, el origen de la domesticación de estos animales es algo incierto. Es probable que se produjera en el Creciente Fértil de Asia occidental, al sur de Turquía e Irak. Entre las evidencias de esta teoría se encuentra el hecho de que en las regiones desérticas y aisladas de Israel, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos, las poblaciones de gatos salvajes de F. s. libyca presentan características genéticas casi indistinguibles de los gatos domésticos. Muchos expertos aseguran que esto es una prueba de que los progenitores de los gatos domésticos procedían de esta misma región geográfica, por lo que pertenecían a la subespecie libyca.

Finalmente, la etimología de la palabra gato también es un indicativo de que el origen de estos animales puede ser africano o de Asia occidental. Las palabras para designar a este animal en distintos idiomas modernos como el inglés, francés y alemán, además de la palabra en latín “cattus” y el término en árabe moderno “quttah”, parecen provenir de la palabra en lengua Nubia “kadiz”, que significa gato. Por otro lado, algunos diminutivos empleados en inglés, como “puss” y en rumano “pisicca”, parecen derivar de la palabra Pasht, que era otro de los nombres que se le daba a la diosa egipcia de los gatos Bastet.

Etimología, significado, origen de la palabra gato.

Referencias

  1. Crowley, S. L., Cecchetti, M., & McDonald, R. A. (2020). Our wild companions: Domestic cats in the Anthropocene. Trends in Ecology & Evolution, 35(6), 477-483.
  2. Múrcia, C. (2021). Contribution of Latinisms of Paleo-Amazigh to the knowledge of the history of both Latin and Amazigh languages. Etudes et Documents Berberes, 4546(1), 299-314.
  3. Serpell, J. A. (2000). Domestication and history of the cat. The domestic cat: The biology of its behaviour, 2, 180-192.
  4. Wahlberg, M. Place Names–A Place for Cats?. Academia Accelerating the world’s research.
  5. Xouplidis, P. (2020). Teaching cats in Children’s Literature. Journal of Education Culture and Society, 11(2), 311-321.
  6. Actualizado el 23/08/2022 por Janina Puentes.


Publicado

en

por

Etiquetas:

Comentarios

Una respuesta a «Origen de la palabra gato, Etimología o significado»

  1. Alejandro Vanno de’ Vanni

    He descubierto este sito, hermoso, interessante, cultivado, rico. bello !
    Gracias
    Alejandro, Lausanne, Suiza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *