Escorpiones, un alacrán temido por muchos humanos

Escorpiones, invertebrados arácnidos también llamados alacranes
depositphotos.com/Eric Isselée
Escorpión o alacrán

Los escorpiones son un grupo de animales invertebrados dentro de la clase de los Arácnidos (Arachnida), estrechamente emparentados con las arañas y los ácaros. Pertenecen al filo de los Artrópodos (Arthropoda) y el orden Scorpiones, que destacan por su exoesqueleto y por tener las extremidades articuladas. Además, son muy característicos debido a su cola en forma de aguijón y sus apéndices en forma de pinzas, comúnmente también son conocido como alacranes.

Características y descripción

Los escorpiones, alacranes, comparten su estructura corporal con otros arácnidos y están formados por dos partes o tagmas bien diferenciados: el prosoma y el opistosoma, que también se conocen normalmente como cefalotórax y abdomen.

En la parte anterior, el prosoma, se encuentran todos sus apéndices, que incluyen ocho patas, dos quelíceros y dos pedipalpos. Las patas son articuladas y cada una está formada por ocho segmentos. Los quelíceros son similares a unas mandíbulas con los que trituran su alimento. Los pedipalpos son otra de las partes más características de este animal puesto que acaban en forma de pinza y son mucho más grandes que los que se encuentran en otros arácnidos. Las funciones de estos apéndices en forma de pinzas son excavar agujeros en la tierra y también sostener a sus presas durante la caza.

La parte posterior, el opistosoma, incluye la mayoría de órganos reproductores, digestivos y en la parte final las glándulas venenosas y el aguijón con el que pueden picar tanto a presas como a posibles depredadores.

Los sistemas internos del escorpión o alacrán son bastante completos, aunque no destacan por su excesiva complejidad. Su aparato digestivo comienza en la boca, bastante musculosa. El siguiente órgano es ya el intestino, que está dividido en tres partes y es donde se produce la digestión.

La circulación en los escorpiones es abierta, excepto en una zona dorsal de su cuerpo. Su líquido circulatorio, conocido como hemolinfa, está por todo el cuerpo y sus órganos flotan en él. Su respiración tiene lugar en unos pulmones aplanados, estructuras similares a las de las arañas.

El sistema nervioso del alacrán recorre todo su cuerpo, pero tiene el núcleo central en la parte anterior, cerca de la boca. Sus sentidos más desarrollados son el tacto y la recepción de substancias químicas.

Distribución geográfica de los escorpiones

Los escorpiones se pueden localizar en todos los continentes excepto en la Antártida. No son típicos de algunas islas como Gran Bretaña o Nueva Zelanda, pero con el paso de los años se han ido introduciendo por la acción del hombre.

Se pueden encontrar en zonas frías, como en el norte de Canadá, pero son mucho más abundantes en las zonas con temperaturas cálidas, especialmente en áreas de climas tropicales o subtropicales. Prefieren los climas secos, así que son muy habituales y están bien adaptados para vivir en los desiertos.

Hábitat y alimentación del alacrán

Los escorpiones viven prácticamente en cualquier hábitat terrestre a excepción de zonas siempre nevadas como la tundra o los picos de algunas montañas.

Pueden habitar directamente en el suelo, excavar cuevas y establecerse en el subsuelo o vivir en los árboles. El hábitat concreto depende de la especie, ya que algunas prefieren los ambientes ricos en arena, otras, lugares con numerosas rocas, mientras que algunas especies sólo viven en cuevas bastante profundas cavadas por los propios escorpiones o alacranes.

La alimentación de estos animales se basa en otros invertebrados más pequeños que ellos, especialmente insectos y algunas arañas. Sin embargo, también pueden llegar a alimentarse de animales más grandes como roedores y algunos reptiles. Pocas especies tienen una dieta demasiado estricta y en general se adaptan a las presas que les proporciona su hábitat.

A la hora de conseguir a sus presas utilizan dos mecanismos básicos. El primero es el del acecho, en el cual esperan en agujeros o zonas resguardadas a que aparezca una presa para cazarla. El segundo mecanismo es la caza activa en la cual se enfrentan directamente a la presa con sus pedipalpos y con el aguijón.

Son animales invertebrados que no necesitan comer muy frecuentemente, ya que su metabolismo en estado de reposo no consume demasiada energía. Algunas especies pueden no alimentarse durante más de un año sin problemas. Su actividad, cuando la tienen, es básicamente por la noche.

A pesar de ser grandes depredadores, también son el objetivo de diversos animales. Muchas aves nocturnas, como los búhos, se alimentan de escorpiones. Algunos réptiles como serpientes y lagartos grandes pueden alimentarse de ellos, mientras que algunos escorpiones o alacranes pueden ser un peligro para otros.

Reproducción

Los escorpiones se reproducen sexualmente y se pueden distinguir machos y hembras. Cuando es la época reproductiva las hembras desprenden substancias para atraer a los machos, que cuando encuentran a una hembra realizan un cortejo. Una vez acaba el cortejo, se empiezan a aparear agarrándose a través de las pinzas en un proceso que puede durar varias horas, finalmente el macho introduce sus espermatozoides en el poro sexual femenino.

Los huevos fecundados se incuban en el interior de la hembra durante varias semanas o meses, dependiendo de la especie de alacrán. Las crías que salen de la madre están vivas completamente, por lo que los escorpiones son de los pocos invertebrados vivíparos.

Datos adicionales. Curiosidades

Picadura del escorpión

Los escorpiones o alacranes son venenosos por lo que su picadura trasmite fluido tóxico, aunque la mayoría de las especies no revisten peligrosidad para los humanos, es recomendable su manejo con precaución, ya que la picadura produce dolor y ciertas reacciones perjudiciales para nuestra salud.

Escorpiones mascotas

Algunas especies de escorpiones o alacranes también están introducidos en el mercado de las mascotas, la especie más popular es el escorpión emperador, Pandinus imperator, que destaca por su gran envergadura en edad adulta, su llamativo color negro y su fácil manipulación.

Comer escorpiones

Aunque para muchas personas le puede resultar un poco repugnante, en ciertos países asiáticos como es el caso de China, comer escorpiones es una práctica habitual, de hecho es considerado por muchos asiáticos como un manjar; incluso los más atrevidos comen a este artrópodo alacrán vivo, por consiguiente sin cocinar.

Escorpión volador

En realidad no se trata de un escorpión o alacrán,  ya que es una especie perteneciente a la clase Insecta (insectos), tienen ciertas similitudes relacionadas con su morfología, aunque no son arácnidos y se incluyen en otro grupo: el orden Panorpa; los machos de estos insectos voladores presentan un aparato reproductor semejante al aguijón del alacrán y ciertas tonalidades de color también similares, los escorpiones voladores son invertebrados inofensivos y no emiten toxinas.

Etiquetas:

Comentarios

2 respuestas a «Escorpiones, un alacrán temido por muchos humanos»

  1. Néstor Sánchez

    Los escorpiones cuentan con una gran diversidad a nivel mundial, siendo particularmente diversos en las regiones tropicales y subtropicales. Estos arácnidos, al igual que las arañas y ácaros como las garrapatas, son fácilmente identificados por las personas de todo el mundo y a menudo son considerados como animales peligrosos o de cuidado. Los escorpiones cumplen un papel muy importante en la naturaleza, ya que depredan una gran cantidad de insectos que pueden resultar perjudiciales para el hombre. Los escorpiones cuentan con todas las características que los distinguen como arácnidos, sin embargo, cuentan con estructuras únicas que los diferencian.
    El abdomen u opistosoma de los escorpiones o alacranes está claramente diferenciado en dos regiones, el mesosoma, que es la región media del escorpión, y el metasoma, que es comúnmente denominada cola. En la región ventral del mesosoma se encuentran unos órganos sensoriales únicos dentro de los escorpiones. Estos órganos sensoriales son conocidos como peines o pectines, y son unas estructuras lamelares móviles que contienen varios dientes o macroquetas que a su vez poseen pequeñas sensilas sensoriales. Aunque no se conoce con exactitud la función de los pectines, los escorpiones cuando caminan siempre mueven los pectines en forma ondulatoria al ras del suelo, de esta manera pueden detectar bien sea señales químicas u vibraciones que se transmiten a través del suelo. Otras estructuras sensoriales son las tricobotrias, las cuales están comúnmente presentes en los pedipalpos y las patas.
    Una de las curiosidades que envuelven a los escorpiones es el brillo que muestran cuando son expuestos a la luz ultravioleta. El brillo probablemente se debe a la estructura que adquieren las proteínas en el proceso de esclerotización, sin embargo, se han identificado varios compuestos fluorescentes en la cutícula de exoesqueleto, entre los que se incluyen la β-carbolina y 7-hidroxi-4-metilcumarina. Esta propiedad lumínica se acentúa en los escorpiones luego de dos o tres mudas del exoesqueleto. Aún no se conoce una función para esta habilidad de los escorpiones y se ha especulado en que funciona como un mecanismo para la protección del ADN o como una característica que funciona para encontrar pareja

  2. Néstor Sánchez

    Los escorpiones cuentan con una gran diversidad a nivel mundial, siendo particularmente diversos en las regiones tropicales y subtropicales. Estos arácnidos, al igual que las arañas y ácaros como las garrapatas, son fácilmente identificados por las personas de todo el mundo y a menudo son considerados como animales peligrosos o de cuidado. Los escorpiones cumplen un papel muy importante en la naturaleza, ya que depredan una gran cantidad de insectos que pueden resultar perjudiciales para el hombre. Los escorpiones cuentan con todas las características que los distinguen como arácnidos, sin embargo, cuentan con estructuras únicas que los diferencian.
    El abdomen u opistosoma de los escorpiones o alacranes está claramente diferenciado en dos regiones, el mesosoma, que es la región media del escorpión, y el metasoma, que es comúnmente denominada cola. En la región ventral del mesosoma se encuentran unos órganos sensoriales únicos dentro de los escorpiones. Estos órganos sensoriales son conocidos como peines o pectines, y son unas estructuras lamelares móviles que contienen varios dientes o macroquetas que a su vez poseen pequeñas sensilas sensoriales. Aunque no se conoce con exactitud la función de los pectines, los escorpiones cuando caminan siempre mueven los pectines en forma ondulatoria al ras del suelo, de esta manera pueden detectar bien sea señales químicas u vibraciones que se transmiten a través del suelo. Otras estructuras sensoriales son las tricobotrias, las cuales están comúnmente presentes en los pedipalpos y las patas.
    Una de las curiosidades que envuelven a los escorpiones es el brillo que muestran cuando son expuestos a la luz ultravioleta. El brillo probablemente se debe a la estructura que adquieren las proteínas en el proceso de esclerotización, sin embargo, se han identificado varios compuestos fluorescentes en la cutícula de exoesqueleto, entre los que se incluyen la β-carbolina y 7-hidroxi-4-metilcumarina. Esta propiedad lumínica se acentúa en los escorpiones luego de dos o tres mudas del exoesqueleto. Aún no se conoce una función para esta habilidad de los escorpiones y se ha especulado en que funciona como un mecanismo para la protección del ADN o como una característica que funciona para encontrar pareja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *