Alimentación de los moluscos

Alimentación de los moluscos

Los moluscos son un conjunto de animales invertebrados que contemplan una gran diversidad a nivel mundial. Tal diversificación también engloba aspectos ecológicos como la alimentación de los moluscos y sus adaptaciones al consumo de distintas fuentes de alimento.

Dentro de los ocho grupos de moluscos podemos encontrar animales filtradores sedentarios, herbívoros y depredadores activos. Por lo cual, la alimentación de los moluscos dependerá en gran medida de su identidad taxonómica.

Los moluscos tienen un aparato digestivo bastante complejo que consta de varias regiones distintas, funcionalmente especializadas. A pesar de las grandes diferencias que se observan entre los grupos que conforman el Phyllum Mollusca, en cuanto a la forma de nutrición, la mayoría de las características internas se conservan en todos los grupos.

En la alimentación de los moluscos, la primera región del tubo digestivo y su adaptación, está estrechamente ligada a la forma de captura de los alimentos y a la naturaleza de los mismos. Aunque algunos grupos de especies se alimentan de animales o de plantas de tamaño relativamente grande, la gran mayoría de las especies son consideradas ramoneadoras o filtradoras.

Estructurales para la alimentación de los moluscos

El tubo digestivo de la mayoría de los grupos de moluscos está constituido por una boca en cuya cavidad se encuentra un órgano denominado rádula. La rádula es un órgano originalmente raspador cuya complejidad depende del grupo de moluscos, si está presente. Básicamente, es una membrana en forma de cinta en la que se encuentran hileras de dientes que pueden variar en cantidad y que tienen un alto valor taxonómico en la identificación de especies.

La rádula descansa o está sujeta en una estructura cartilaginosa llamada odontóforo. Al ser una estructura raspadora, los dientes de la rádula pueden desgastarse con el tiempo, por lo cual se regenera de su porción posterior. Además, el tubo digestivo de los moluscos posee un esófago, un estómago con una alta densidad de glándulas hepáticas, un intestino y un ano que desemboca en la cavidad paleal.

La rádula es el órgano más característico del aparato bucal de la mayoría de estos invertebrados, y como ha sido señalado su función es esencialmente raspadora, excepto en aquellos grupos en los que la alimentación de los moluscos es diferente. Cuando un molusco ramoneador se dispone a conseguir alimento, el odontóforo que lleva la rádula se proyecta fuera de la cavidad bucal por la contracción de músculos protractores, posicionando la rádula de tal forma que hace presión sobre la superficie que va a raer. La rádula se mueve en forma de vaivén, lo que permite que los dientes que poseen tomen pequeñas porciones de partículas animales o vegetales. Estas partículas capturadas ingresan a la boca cuando el odontóforo se retrae.

La rádula y los dientes de la misma pueden sufrir modificaciones especiales para perforar, como en el caso de los caracoles perforadores de ostras, quienes elaborar un agujero en la concha de las almejas por el cual extraen la carne de la misma. En la alimentación de los moluscos como los caracoles herbívoros, estos presentan mandíbulas que toman parte de la vegetación, mientras que la rádula se encargara de macerar todo este material.

En los caracoles carnívoros, la rádula esta ubicada en una probóscide que puede evaginarse con una gran velocidad, en este caso los dientes radulares son utilizados como armas. Por ejemplo, en los caracoles cónidos, los dientes de la rádula son huecos y están asociados a glándulas de veneno que paralizan rápidamente a los peces de los cuales se alimentan. A pesar de que gran parte estos animales poseen rádula en distintos grados de desarrollo, aquellas especies que son filtradoras no hacen uso de la misma en las actividades de alimentación de los moluscos.

Tipos de alimentación por grupo de moluscos

Existen varios grupos, por lo que mencionaremos a los más relevantes.

solenogastros, caudofoveados, monoplacóforos y poliplacóforos

Dentro los moluscos los grupos menos ricos en especies y considerados más primitivos son principalmente microfágicos. En este grupo incluimos a los caudofoveados y solenogastros, los cuales son moluscos de aspecto vermiforme que tienen una rádula muy reducida o carecen completamente de ella. Estos grupos de moluscos de alimentan principalmente de microorganismos y detritos orgánicos, bien sea extrayéndolos del agua o consumiendo detritos que encuentran en el fango (principalmente foraminíferos), porciones de los corales o se alimentan directamente de hidroideos coloniales.

Adicionalmente, la alimentación de los moluscos poliplacóforos es similar. Estos animales suelen ser poco móviles y se alimentan básicamente de lo que las corrientes marinas arrastran a la superficie de las rocas, de las cuales se fijan. Los poliplacóforos pueden tomar pequeños trozos de algas y otros materiales orgánicos de la superficie de las rocas (algas diatomeas) y pueden moverse levemente para explorar sustratos más nutritivos. Aunque poseen en la entrada de la cavidad bucal un conjunto de mandíbulas, es la rádula la que se encarga de aprovisionar el alimento.

Esta forma de alimentarse es similar a como se cree que fue la alimentación de los moluscos ancestrales. Además, debido a la naturaleza sésil de los poliplacóforos, cuentan con órgano subradular que evalúa la disponibilidad de alimento a su alrededor. El alimento es aglutinado en la rádula gracias a una mucosidad segregada por glándulas salivales y luego es transportado en filamentos por acción ciliar hacia el estómago.

Escafópodos

La alimentación de los moluscos escafópodos es similar a la de los moluscos detritívoros o microfágicos. Estos moluscos viven enterrados en el fondo fangoso y mediante los captáculos, los cuales son retractiles, reconocen las partículas alimenticias (foraminíferos y otros organismos intersticiales) y las capturan.

Una vez el captáculo se retrae las partículas de alimento son llevadas a la boca. La cavidad bucal de estos moluscos es amplia y la rádula es empleada para tragar y fragmentar el mismo antes de pasar por el esófago al estómago.

Gasterópodos

Los gasterópodos son el grupo de moluscos más diversificado y como resultado, existe una gran variedad de regímenes alimentarios en este grupo. Por otro lado, debido a la naturaleza de los recursos consumidos, el tubo digestivo puede estar modificado de acuerdo al tipo de alimentación y a la forma de conseguir el alimento.

La gran mayoría de los caracoles son microfágicos, primitivamente se alimentan de partículas que extraían por acción radular de rocas, algas o animales sésiles, sin embargo, otros se alimentan de detritos y otras especies son necrófagos. En este tipo de alimentación de los moluscos gasterópodos, la rádula es fundamental. Esta puede tener dientes de distinta forma y los movimientos del odontóforo pueden variar dependiendo de si el caracol raspa el alimento o lo recolecta. Algunos caracoles carnívoros son microfágicos, esto incluye al grupo de caracoles perforadores de ostras, quienes taladran con un órgano accesorio, un agujero en la concha de los bivalvos para ir consumiendo poco a poco la carne por acción de la rádula.

Otros caracoles han desarrollado métodos de alimentación que implican la liberación una mucosidad en el agua para atrapar partículas alimenticias y de transportar esta mucosidad por medio de cilios. Para esto han desarrollado modificaciones especiales en las branquias y en la cavidad paleal. Algunas especies han desarrollado mecanismos sofisticados de succión para ingerir partículas alimenticias.

En contraste, existen caracoles que se han especializado en consumir grandes trozos de alimento e incluso organismos completos. En la alimentación de los moluscos como los caracoles herbívoros macrófagos, utilizan la rádula para fragmentar partículas alimenticias que arrancan las mandíbulas córneas localizadas en las paredes de la cavidad bucal. Por otro lado, los gasterópodos carnívoros como los cónidos transformaron su rádula en un arma similar a un arpón, con un único diente cargado de veneno. En estos caracoles, un repliegue de la pared del cuerpo forma una probóscide que se puede evaginar con gran rapidez. En los caracoles necrófagos la probóscide es muy útil para abarcar grandes trozos de alimento.

Bivalvos

Todos los bivalvos son animales filtradores, excepto por un pequeño grupo que puede absorber organismos completos dentro de su cavidad paleal y los capturan empleando palpos. La alimentación de los moluscos bivalvos es muy interesante ya que el alimento llega a la boca por efecto de corrientes ciliares que pasan a través de los palpos y las branquias. A diferencia de otros moluscos, la región bucal en los bivalvos esta muy reducida por lo que la rádula ha degenerado, y la pequeña boca va directamente al esófago que transporta las partículas por corrientes ciliares hacia el estómago. Aquellos bivalvos que filtran a través de las branquias, no capturan partículas muy gruesas, las cuales son descartadas. En cautiverio, los cultivos de bivalvos se alimentan principalmente con microalgas.

Cefalópodos

Los cefalópodos se consideran un grupo de moluscos depredadores. La alimentación de los moluscos cefalópodos es muy particular ya que tanto los pulpos, como los calamares y nautilus, emplean sus brazos para capturar a sus presas. Los brazos de los cefalópodos poseen una musculatura compleja y tienen un amplio control de la misma. En algunos grupos como los pulpos y calamares, los brazos poseen ventosas y ganchos para mantener sujetada a la presa, sin embargo, en Nautilus existen secreciones pegajosas. Estas ventosas tienen una gran fuerza de agarre, tanto así, que los calamares gigantes pueden dejar grandes marcas en ballenas como los cachalotes.

Entre las presas principales de los cefalópodos se encuentran los crustáceos, peces y otros moluscos, incluyendo a cefalópodos de varias especies. Cada especie de calamar o pulpo tiene sus propias preferencias alimentarias, dependiendo siempre de la disponibilidad de alimentos en el hábitat que ocupan.

En general, en la alimentación de los moluscos cefalópodos cuando una presa es capturada, es llevada rápidamente hasta la boca donde es atacada ferozmente por las mandíbulas corneas, las cuales son muy musculosas. Algunas especies poseen veneno en sus glándulas salivales para inmovilizar a la presa, sin embargo, otras especies son muy efectivas matando a su presa solo con sus mandíbulas. Cefalópodos como las sepias mastican su alimento, pero los pulpos descartan la mayoría de las partes duras. La rádula en los pulpos funciona para llevar el alimento hacia el esófago y para fragmentar aún más las partículas sólidas que ingieren. También existen glándulas salivales que producen una mucosidad que contiene enzimas que inician la digestión de los alimentos.

Referencias

  1. Brusca R.C. & Brusca G.J. 2005. Invertebrados. McGraw-Hill/Interamericana. Madrid.v
  2. Farías, A. (2008). Nutrición y alimentación en moluscos bivalvos. Estado actual del cultivo y manejo de moluscos bivalvos y su proyección futura, 297.
  3. Fontoura-da-Silva, V., de Souza Dantas, R. J., & Caetano, C. H. S. (2017). Foraging tactics in Mollusca: A look into the feeding behavior of their most obscure classes (Aplacophora, Monoplacophora, Polyplacophora, Scaphopoda and Cephalopoda). Oecologia Australis, 17(3).
  4. Hickman C.P. Roberts L.S. Larson A. l’Anson H. & Eisenhour D.J. 2006. Principios Integrales De Zoología. 13ª Ed. McGraw-Hill Interamericana. Madrid. Hickman, C.P.; Roberts, L.S. y Larson, A. 2002. Principios Integrales de Zoología. McGraw-Hill Interamericana Editores,S.A. España. 895 pp.
  5. Meglitsch, P.A. 1986. Zoología de los Invertebrados. Ediciones Pirámide, S.A. España. 906 pp.
  6. Purchon, R. D. (2013). The biology of the Mollusca. Elsevier.

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *