Mamíferos planeadores, características y tipos

mamíferos voladores

Los mamíferos son uno de los grupos de vertebrados más impresionantes y diversos, debido a la gran variedad de hábitos que presentan. Prácticamente, ocupan todos los ambientes de la Tierra incluyendo las regiones polares. Dentro de este diverso grupo de animales podemos encontrar mamíferos terrestres, acuáticos, arborícolas, voladores y, además, mamíferos planeadores.

En muchos casos, los mamíferos planeadores también son llamados mamíferos voladores debido a su capacidad de permanecer en el aire de forma similar a algunas especies como los murciélagos, sin embargo, no constituyen un grupo de mamíferos voladores verdadero debido a que las estructuras que le permiten planear no están consolidadas para el vuelo propiamente dicho (vuelo activo).

Los mamíferos planeadores se distribuyen en tres grandes grupos taxonómicos incluyendo representantes del Orden Diprotodontia (Marsupialia), Rodentia y Dermoptera. Las aproximadamente 65 especies de mamíferos planeadores reconocidas, se caracterizan por tener un vuelo pasivo que puede extenderse por distancias relativamente grandes, que en algunas especies puede superar los 100 metros, y en cuya trayectoria son capaces de evadir obstáculos para lograr un aterrizaje seguro en los árboles destino.

Características de los mamíferos planeadores

Las características comunes entre los grupos de mamíferos planeadores no se deben a que comportan un ancestro en común. Estas características comunes se denominan homoplasias, las cuales constituyen un patrón natural en el que dos o más grupos de especies presentan una característica similar que es usada de la misma manera, constituyendo una convergencia evolutiva.

Los mamíferos planeadores son mamíferos que no vuelan, en su lugar son capaces de planear entre dos puntos con una trayectoria generalmente recta, pues su maniobrabilidad en el aire no es tan amplia como la de los murciélagos.

Los mamíferos que planean se caracterizan por la presencia de unos pliegues de piel muy delgados entre las extremidades posteriores y anteriores y que tiene el nombre de patagio. Esta estructura tiene funciones similares en todos los mamíferos que la poseen, sin embargo, de acuerdo al grupo presentan ciertas diferencias estructurales.

Los mamíferos planeadores que se deslizan entre árboles lo hacen en un ángulo de 45° con respecto a la horizontal, mientras que aquellos que se dejan caer libremente lo hacen en ángulos mayores. El planeo ocurre cuando el aire se desvía por la presencia de las membranas ubicadas a los lados del cuerpo, que le dan al animal un perfil aerodinámico y la capacidad de emplear la resistencia del aire para mantenerse en el mismo.

Existen cuatro tipos de patagios o membranas dentro de los mamíferos planeadores:

Propatagio: que se extiende desde los lados del cuello, cubriendo la superficie anterior de la extremidad anterior del animal.

Digitopatagio: es una membrana que se encuentra entre los dedos de las manos y también en los dedos de las patas.

Plagiopatagio: se encuentra a los lados del cuerpo y está presente en todos los grupos de mamíferos planeadores, generalmente está plegado a los lados del cuerpo, cuando las diferentes especies se encuentran trepando entre los árboles.

Uropatagio: se trata de una membrana que se extiende entre el borde posterior de las patas posteriores cubriendo la cola en su totalidad o una parte de esta.

Grupos de mamíferos planeadores

Seguidamente se citan los grupos de mamíferos planeadores.

Ardillas voladoras

Dentro de este grupo se encuentra la mayor diversidad de mamíferos planeadores, con alrededor de 49 especies distribuidas en 15 géneros y dos familias. Las ardillas voladoras se distribuyen ampliamente en Europa, Norteamérica y Asia. Todas las ardillas voladoras presentan pliegues bordeando el cuerpo lateralmente desde los antebrazos hasta las patas posteriores.

Esta membrana, una vez las ardillas inician el desplazamiento de un árbol a otro, se estira gracias a la acción de músculos asociados a la misma y se mantiene firme gracias a la existencia de un cartílago que se origina en el hueso de la muñeca, concretamente en las ardillas voladoras de la tribu Pteromyini, familia Sciuridae. Una vez extendido este cartílago el tamaño del patagio aumenta, se endurece y provoca que el borde anterior del mismo se despliegue totalmente para una mayor eficiencia del “vuelo”.

Otro grupo de roedores similares a las ardillas voladoras son las falsas ardillas voladoras de la familia Anomaluridae. Estos roedores también presentan una membrana lateral que les permite planear entre árboles con gran facilidad. A diferencias de las ardillas voladoras verdaderas, los anomalúridos presentan un cartílago unciforme que tiene su origen en el proceso olécranon del cubito, en el antebrazo, lo que permite ampliar más el plagiopatagio y brindarle solidez.

 Las ardillas voladoras no poseen propatagio ni uropatagio en comparación con otros grupos de mamíferos planeadores.

Colugos

En este grupo se encuentran los llamados lémures voladores, donde existen solo dos especies incluidas en la familia Cynocephalidae. El desplazamiento por planeación, de estos mamíferos planeadores, ha alcanzado su punto más alto, ya que las adaptaciones que presentan las dos especies existentes: Cynocephalus volans, nativa de Filipinas, y Galeopterus variegatus, con amplia distribución en el sudeste asiático e Indonesia, son las más eficientes dentro de los mamíferos planeadores.

Son los únicos que poseen uropatagio bien desarrollado y, además, los únicos que presentan propatagio evidente. Estas características los convierten en los mamíferos mejor adaptados para planear y los que se pueden desplazar por distancias más largas sin perder mucha altura en el trayecto. Por otro lado, los colugos tienen membrana entre los dedos tanto de las patas como en las extremidades anteriores.

Los colugos son animales completamente arborícolas, debido a la amplitud de su patagio suelen tener dificultades para desplazarse en tierra en contraste con el resto de las especies de mamíferos planeadores, cuyo patagio es más reducido.

Marsupiales planeadores

Dentro de los marsupiales voladores podemos encontrar representantes de tres familias que tienen la capacidad de planear entre los árboles. Estas familias son: Pseucheiridae, Acrobatidae y Petauridae. Los representantes de la familia Pseucheiridae son animales nocturnos y herbívoros que consumen principalmente hojas de eucalipto.

En contraste con otros marsupiales planeadores, en esta familia se incluyen especies relativamente grandes de hasta 40 cm de longitud y más de un kilogramo de peso. En estos marsupiales, cada lado del cuerpo presenta unas membranas que se extienden entre el codo y el tobillo, que les dan la capacidad de realizar desplazamientos controlados dirigidos entre un árbol y otro. Suelen ayudarse con la cola para mantener la dirección. Algunas especies de esta familia son Petauroirdes volans, también conocido como planeador mayor.

Otro grupo de marsupiales planeadores bien conocido son los representantes de la familia Petauridae, entre los que destaca el petauro del azúcar, Petaurus breviceps, que tiene un gran parecido con las ardillas voladoras. El patagio de estos marsupiales se extiende desde el quinto dedo de la mano hasta el dedo pulgar de las extremidades posteriores. El vuelo de estos mamíferos planeadores puede extenderse por más de 50 metros entre las matrices arbóreas. A diferencia de otros marsupiales planeadores tienen la capacidad de alimentarse de la sabia de varias especies de árboles, néctar de flores, semillas e invertebrados, por lo que son considerados animales omnívoros.

Dentro de los marsupiales voladores también encontramos a los mamíferos planeadores de menor tamaño como el ratón marsupial volador Acrobates pygmaeus. Este pequeño mamífero tiene una membrana lateral pequeña y gruesa que se extiende solamente desde los codos a las rodillas, y presentan una cola larga en comparación con el tamaño del cuerpo y la cabeza juntos. También es conocido como pósum pigmeo acróbata debido a la agilidad que posee para desplazarse planeando de una rama a otra entre la vegetación.

Ficha sobre los mamíferos voladores

Referencias

  1. Amador, L. I. (2018). Análisis del origen y evolución del vuelo en mamíferos.
  2. Dial, R. (2003). Energetic savings and the body size distributions of gliding mammals. Evolutionary Ecology Research, 5(8), 1151-1162.
  3. Grossnickle, D. M., Chen, M., Wauer, J. G., Pevsner, S. K., Weaver, L. N., Meng, Q. J., … & Luo, Z. X. (2020). Incomplete convergence of gliding mammal skeletons. Evolution, 74(12), 2662-2680.
  4. Jackson, S. M. (2012). Gliding mammals of the world. Csiro Publishing.
  5. Scheibe, J. S., & Robins, J. H. (1998). Morphological and performance attributes of gliding mammals. Ecology and evolutionary biology of tree squirrels, 6, 131-144.

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *