Enfermedades de los conejos, en especial los destinados a mascotas

Enfermedades de los conejos
Enfermedades de los conejos

Los conejos al igual que otras mascotas son susceptibles de contraer determinadas enfermedades, por esa razón en este artículo describimos las principales enfermedades de los conejos.

En la prevención de enfermedades de los conejos es relevante que se visite al veterinario mínimo una vez al año, principalmente por el hecho de que pueda realizar un correspondiente examen físico completo, inspeccione su boca y dientes, examen fecal para comprobar si presenta parásitos, revisión de su correspondiente dieta y si lo estima necesario análisis de sangre u otros que crea conveniente.

¿Cómo saber sin nuestro conejo está enfermo?

Los síntomas pueden ser variados, destacamos los más habituales y que pueden ser objeto de enfermedades de los conejos si no se tratan a tiempo, por lo que de presentarlos, ha de acudir al clínico veterinario al objeto de elaboración de diagnóstico y tratamiento de la correspondiente afección:

– Anorexia: pérdida de peso asociada a alguna enfermedad.

– Debilidad o letargia: consecuencia de infecciones o dolor.

– Ladeo de cabezas (head tilt): es frecuente cuando el conejo presenta ácaros, otitis u otras patologías asociadas.

– Descarga nasal u ocular: principalmente cuando se resfrían.

– Diarreas y otros problemas intestinales.

– El conejo como poco, no tiene apetito.

– Distensiones abdominales (inflamación del área abdominal).

– Parálisis de algún miembro.

– Problemas relacionados con la piel: calvas, erupciones…

Enfermedades de los conejos más frecuentes

Entre las enfermedades de los conejos, las más frecuentes se detallan a continuación.

Diarreas: En muchas ocasiones son consecuencia de una mala alimentación. Una comida equilibrada y una higiene adecuada podrán evitar cuadros de diarreas. En determinadas circunstancias son indicadores del inicio de alguna enfermedad.

Resfriados: Los resfriados, en la mayoría de las ocasiones, se deben a ambientes inadecuados, con demasiadas corrientes y a temperaturas no adecuadas para los conejos. Generalmente se advierten fácilmente ya que van acompañado de estornudos, respiración agitada e incluso secreciones nasales.

Parásitos: Los parásitos, como ocurre con muchos mamíferos mascotas, son muy variados, desde los ectoparásitos (parásitos externos), como es el caso de ácaros, pulgas o garrapatas, a los endoparásitos, es decir, parásitos internos protozoos como las guardias o coccidios, también gusanos intestinales, bien nematodos o cestodos, por citar algunos.

En los externos el animal suele presentar problemas en la piel como es el caso de pérdida de pelaje, se rasca. En parásitos internos, es frecuente las diarreas.

Otitis: Debido a introducción de objetos extraños, mala higiene o afecciones por ácaros del oído, el conejo se rasca y ladea la cabeza frecuentemente.

Fúngicas (hongos): Se trata de infecciones relacionadas con hongos, también son enfermedades de los conejos asociadas a mala higiene en muchas de las ocasiones.

Mixomatosis: Es una enfermedad mortal, los conejos presentan inflamación de párpados y pus. La inflamación suele extenderse por toda la cara. La única manera de prevenirla es mediante vacunación.

Esta enfermedad es provocada por un virus sudamericano que apareció a mediados del siglo XX y es transmitido a través de artrópodos hematófagos (mosquitos, garrapatas y pulgas). después de los primeros brotes de esta enfermedad en la década de los 50, alrededor del 90% de los conejos infectados fallecieron a causa de este virus. Aunque algunos conejos infectados pueden sobrevivir a los síntomas del virus, este aumenta su probabilidad de ser depredados, por lo cual afecta principalmente a los individuos juveniles.

Hemorragia vírica (EHC): Al igual que la anterior no tiene cura, es causada por un calicivirus concretamente del género Lagovirus. Se transmite a través de conejos infectados. El animal presenta fiebre, anorexia, problemas de tipo neurológico, convulsiones, hemorragias nasales, etc. La muerte súbita también está presente.

Esta enfermedad apareció en Europa en la década de los 80. A diferencia de la mixomatosis, los individuos maduros son más susceptibles que los jóvenes. Aunque presenta una tasa de mortalidad menor que la mixomatosis, se sigue considerando una enfermedad muy infecciosa y letal, pues entre el 55 y 75% de los infectados suele perecer.

Desde el año 2010 se ha detectado una variante de la enfermedad hemorrágica que resulta mucho más letal, pues aumenta su agresividad en individuos jóvenes y ha logrado diezmar algunas poblaciones hasta en un 80%. Esta nueva variante amenaza además con disminuir el reclutamiento de individuos jóvenes y, por lo tanto, la supervivencia a largo plazo de las poblaciones silvestres.

Tularemia: Esta es una enfermedad con alta tasa de infección entre los conejos y es causada por la bacteria Francisella tularensis, que interviene en la actividad del sistema linfático y el crecimiento de los animales. Además, esta bacteria puede ser transmitida a los seres humanos, a través de la ingestión de carne de animales infectados, o por medio de la picadura de un artrópodo hematófago como la garrapata. En muchos casos se desarrollan pústulas en la piel con acción necrofílica.

Rinitis infecciosa: Infección causada por Pasteurella u otros agentes bacterianos como Bordetella, los conejos adelgazan, presentan secreciones nasales, estornudos. Suele ser causada por una mala higiene o alojamiento en instalaciones inadecuadas. Es necesario tratarla, de lo contrario el lagomorfo puede morir en pocos días.

Tumores: Pueden ser variados, desde simples abscesos en la piel, en muchas ocasiones tratables con ayuda del veterinario, tumores mamarios u otros relacionados con el sistema reproductor, hasta casos de neoplasias en las que si no tienen cura, pueden suponer la muerte de la mascota, especialmente aquellos de edad avanzada.

En muchas ocasiones la extirpación de tumores es una buena opción de cara a preservar la vida de la mascota, particularmente en procesos neoplásicos cutáneos.

Fracturas: Lesiones consecuencia de accidentes, principalmente por el hecho de que son mamíferos muy ágiles que saltan y pueden ser susceptibles de caídas, sobre todo si están en las alturas, por ejemplo una mesa o un manejo inadecuado. La pododermatitis es una enfermedad en conejos cuando se exponen a suelos inadecuados.

Malformaciones dentales: Los dientes de los conejos crecen durante toda la vida, por esa razón deben tener a su disposición suficiente calcio y materiales para roer, de lo contrario si no se desgastan pueden crecer en exceso y perjudicar los maxilares, también puede sufrir deformaciones dentales, pérdidas dentarias por accidentes, incluso malformaciones de la mandíbula. En muchos casos se relaciona con la pérdida de diversidad genética, debido a la endogamia.

Golpes de calor: Los conejos no soportan bien el calor, de hecho en estado salvaje se refugian en sus madrigueras, exponerlos a lugares con temperaturas altas pueden sufrir de shock térmico y, en el peor de los casos, morir ante la imposibilidad de regular su temperatura.

Rabia: Si los animales no se encuentran vacunados pueden contraer el virus de la rabia, que se propaga rápidamente entre los individuos, causándoles la muerte.

Causas de determinadas enfermedades de los conejos

Muchas de las enfermedades de los conejos está asociados a un mal mantenimiento, como es el caso de higiene inadecuada, jaulas no suficientemente adaptadas, mala alimentación, estrés ante ambientes inadecuados, demasiada manipulación, aglomeración o hacinamiento, contacto con otros conejos, etc.

La prevención es importante para evitar enfermedades de los conejos, no solo a nivel de exploración veterinaria, también para establecer un cuadro de vacunas que inmunice al conejo de patologías que son mortales para el mismo. Al mismo tiempo que se aprovecha para poder llevar a cabo un correspondiente control desparasitario.

Etiquetas:

Comentarios

Una respuesta a «Enfermedades de los conejos, en especial los destinados a mascotas»

  1. Antonia

    No es normal que para controlar la reproducción excesiva de conejos a primeros del siglo XX se hubiese introducido ejemplares infectados con virus mixomatosis ahora imposible de eliminarla por completo si los conejos lo portan en su ADN. Que locura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *