Pastor catalán (Gos d’atura Catalá) – un perro que nació para acompañar a su amo

Pastor catalán, gos d’atura catalá
Pastor catalán, gos d’atura catalá
Svenska Mässan/CC BY 2.0

Descendiente lejano de los Terriers tibetanos introducidos en Europa durante las invasiones bárbaras, el pastor catalán, también conocido como Gos d’atura Catalá, fue echando raíces en una amplia variedad de lugares y diferentes versiones fueron surgiendo.

La función principal del pastor catalán es la conducción del ganado, ya que sus ancestros más cercanos fueron los perros pequeños de rebaño. No obstante, también se lo adquiere como perro de guardia y el cuerpo policial utiliza sus servicios. La versión final de esta raza termina de consagrarse en los Pirineos catalanes. Como perro pastor se ha descrito un buen conductor de ganado, inteligencia, atento y guardián, hasta el punto de tomar decisiones propias en aras al bienestar del rebaño.

Características físicas del pastor catalán

Con una altura promedio de 50 cm y un peso que ronda en los 18 k, el gos d’atura catalá es considerado un perro mediano. Cuenta con un cuerpo que es más largo que alto, el cual se sostiene en patas potentes y musculosas, a la vez que presenta un cuello corto pero con amplia movilidad y dotado de fortaleza. Las patas traseras presentan espolones dobles. El dorso es recto y la grupa puede permanecer ligeramente elevada, pero no más que la cruz. El pecho del pastor catalán es bastante ancho, está dotado también de fortaleza y vigor. El vientre se recoge aunque no demasiado, los flancos no son muy largos pero se presentan bien acentuados.

La contextura del pastor catalán es robusta, pero sus movimientos son ágiles. Al final de su cuerpo aparece la cola de inserción baja. Algo que llama la atención es que algunos cachorros nacen sin su cola.

El pastor catalán tiene un stop moderadamente pronunciado, una cabeza fuerte y en armonía con el cuerpo, de ángulo convexo y un hocico alargado que termina en forma de punta, con una trufa de coloración negra. Coronan su cabeza un par de orejas con forma de triángulo y de inserción alta que caen hacia los costados de su rostro. Los ojos del gos d’atura catalá son perfectamente redondos y de color marrón. Sus labios son gruesos y pigmentados de coloración oscura, norma también aplicada a su paladar, se ajusta bien al hocico puesto que no son colgantes. Las mandíbulas destacan por su fortaleza, la mordedura en tijera es deseable en la raza.

El cuerpo del gos d’atura catalá está cubierto de un copioso pelaje que puede ser de varios colores: blanco y negro, marrón, rojo, beige o gris. Incluso es de esperar que estos colores aparezcan mezclados en el mismo ejemplar.

Personalidad y comportamiento

Al contrario de muchos canes, el pastor catalán no presenta rasgos en su carácter que denoten que se considera superior a su amo. Se desarrolla entre ambos un vínculo de igual a igual y el pastor cuida a su dueño con cariño y dedicación. Elige a su humano favorito de manera independiente e irrevocable, pero se llevará muy bien con el resto de la familia. Es conveniente ser prudentes cuando vienen extraños al hogar, ya que su impronta vigilante puede hacer que se muestre receloso ante los que no conoce.

Es muy inteligente y temerario, por lo que el pastor catalán te acompañará a donde lo lleves y estará siempre pendiente de protegerte. El clima extremo no es un inconveniente para el gos d’atura catalá, puesto que tiene una personalidad y fortaleza rústica a prueba de inclemencias meteorológicas.

Salud y cuidados del gos d’atura catalá

Se podría afirmar que el pastor catalán es inmune a las enfermedades. Esto es una herencia de siglos de ancestros viviendo a la intemperie y teniendo la dura vida de los perros pastores. Aunque esto no quiere decir que requiera vistas periódicas veterinarias para exploraciones, aplicación de vacunas y sus correspondientes desparasitaciones.

Su parte más sensible son los oídos. Evitar infecciones en ellos es tan sencillo como realizarle una limpieza a fondo cada vez que veamos que la suciedad ha ganado terreno, a la vez que mantenerlos higienizados de forma superficial más asiduamente.

Cepillar su pelo a diario es imprescindible para evitar nudos y hacer que luzca sano y brillante. También es necesario un control de cortes de uña, limpieza de ojos y visita al peluquero canino si vemos que el pelo precisa un buen corte para renovarlo o regenerarlo correctamente.

Por último, es importante que el gos d’atura catalá pueda dar rienda suelta a su necesidad de movimientos. Esto nos obliga a pasearlo varias veces al día si es que vivimos en un apartamento.

Cómo se clasifica el pastor catalán

Según criterios de la FCI, el gos d’atura catalá es un perro integrado en el grupo uno que hace referencia a los perros pastores y boyeros, más específicamente, como perro pastor, el gos d’atura catalá se ubica en la sección primera. En exposiciones canina no son requeridas pruebas de trabajo para este can. Su estándar definitivo se publicó en el año 1982.

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *